Cacharon con las manos en la masa a Peña y a Mancera en negociazo con predio de la SEDENA: Mario Delgado

20 de marzo, 2018

El senador Mario Delgado Carrillo exigió al Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera y al Presidente Enrique Peña Nieto detener su intentona de construir un complejo comercial y habitacional en el predio de Constituyentes, perteneciente a la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA).

Agregó, que desde hace un año y con total opacidad, el presidente Peña ha estado en negociaciones con el Gobierno de la Ciudad de México para cambiar el uso de suelo del terreno y así acelerar la construcción de este “mega” desarrollo de lujo, que provocará más contaminación, más tráfico y más problemas de agua para las colonias de la zona.

“¿Por qué la prisa?, si ya se van, ¿por qué a escondidas de los vecinos de toda esa zona? Porque estamos ante un proceso de reordenamiento simulado, lo que realmente quieren es concretar la venta de un mega negocio inmobiliario comercial de más de mil millones de dólares”, declaró Delgado.

Asimismo, informó que el 24 de enero se publicó el acuerdo por el que se desincorpora el predio de la SEDENA del Régimen de Dominio Público de la Federación y se autoriza su venta a través del organismo público descentralizado denominado Servicio de Administración y enajenación de Bienes.

“Pedimos que ya le paren, hasta los terrenos del Ejército quieren vender. La semana pasada, pusimos una petición en la plataforma Change, y ya se han registrado 64 mil firmas de ciudadanos que con la poca información que se tiene están pidiendo que se pare esta enajenación y que se convierta, como ya hemos pedido, en un parque público”, puntualizó el legislador de Morena.

De igual forma, señaló que es fácil sospechar de Mancera cuando él es el líder del cartel inmobiliario en la Ciudad de México y por lo que le ha hecho a la Ciudad, por ejemplo, dijo la Magdalena Mixhuca tenía la categoría de bosque urbano, era un área con valor ambiental protegida, pero Mancera en 2014 quito esa declaratoria para darle permiso a Alfredo Harp para una construcción en 88 hectáreas.

Mientras que el año pasado, a pesar de las denuncias de los vecinos, el Gobierno de Mancera quitó de facto la declaratoria de valor ambiental de la barranca de Tarango, y mediante un sistema de acuerdo por cooperación, ahora se está desarrollando un negocio inmobiliario en el 90 por ciento de las 276 hectáreas que ocupa esta barranca.

“No queremos que se vaya a cometer un ecocidio más contra la Ciudad, solamente para beneficiar a unos cuantos”, finalizó Delgado.