El Gobierno Federal prometió crecimiento económico y no cumplió: Mario Delgado

12 de octubre, 2017

• El presupuesto debe priorizar la atención a los daños ocasionados por los sismos y eliminar los gastos superfluos

• Con el pago de deuda que esta administración ha acumulado en 5 años podríamos llevar a cabo la reconstrucción del país

El senador Mario Delgado Carrillo puntualizó que el presupuesto para 2018 debe ser un instrumento de política fiscal que le de prioridad a la reconstrucción de las zonas y regiones dañadas por los recientes embates de la naturaleza.

“Desde el inicio del sexenio hemos exigido al gobierno detener el ritmo de crecimiento en la deuda y el gasto público, advirtiendo que este comportamiento nos dejaría vulnerables ante alguna emergencia y ésta llegó. En 2018, destinaremos 663 mil millones de pesos (mmdp) en pago de deuda, 318 mmdp más que al inicio de la administración de Peña. Cantidad que sería suficiente para iniciar la reconstrucción del país”, declaró Delgado.

Asimismo, reprochó que el pago de la deuda que este gobierno ha generado, supere el presupuesto destinado a la inversión pública. Sobretodo porque los recientes desastres naturales, han dejado múltiples daños en infraestructura, y sino se aumenta el gasto en inversión significativamente se estará postergando aún más el desarrollo y crecimiento de México.

Ante la coyuntura de emergencia que hoy vivimos, Mario Delgado consideró que el presupuesto para 2018 debe responder, entre otros temas, a las siguientes acciones:

1. Reorientar por lo menos 10 mil mdp del Presupuesto 2017, de partidas como viajes, viáticos, celulares, copias, entre otros, para destinarlos a la reconstrucción de vivienda.
2. Analizar las propuestas de gasto para 2018 buscando cancelar partidas de Comunicación Social y gasto operativo por 18 mil mdp; cancelar pensiones y privilegios de los ex-presidentes y disminuir las percepciones extraordinarias de los servidores públicos de alto nivel. La reorientación de este gasto deberá destinarse a la infraestructura educativa, hospitalaria, de servicios básicos a la población.
3. Etiquetar recursos de impuestos especiales como el IEPS a las labores de reconstrucción, hasta en tanto dure dicha labor.

4. Fortalecer al FONDEN, para que además de ser un instrumento pagador de las necesidades urgentes de la infraestructura pública, sea un mecanismo para que los beneficios lleguen directamente a las personas damnificadas, y en el que se fortalezca la participación social en las labores de reconstrucción.

5. Utilizar los recursos del FONAPREN para que en todo el país se hagan públicos y accesibles los atlas de riesgos.
6. Fortalecer la gestión y los recursos disponibles de los fondos locales de protección civil, con la finalidad de mejorar la prevención de desastres con el uso de tecnologías de la información y la cultura de protección civil, pública, privada y social.

“Hoy con mayor razón, la economía necesita un proyecto que realmente cumpla con las condiciones de crecimiento económico que esta administración prometió, firmó y no cumplió”, sentenció Mario Delgado.