Necesario que el GCDMX asuma compromiso real en proyectos de reciclaje de basura: Mario Delgado

22 de julio, 2017

-El Gobierno debe dar a conocer las condiciones del contrato con la empresa recolectora, pues es importante cuestionarse si se está obligado a proporcionar una cantidad diaria mínima de basura; hecho que impedirá implementar un verdadero programa de Basura Cero

-En Iztapalapa hay un camión para recibir la basura que generan casi cada siete mil habitantes

El senador Mario Delgado Carrillo solicitó al Gobierno de la Ciudad de México ser claro en cuanto a su postura en el tema del reciclaje, ya que mientras lanzan una nueva medida de separación de residuos, también anuncian un proyecto de incineración. Es decir, buscan que la ciudadanía les entregue su basura separada en orgánicos, inorgánicos reciclables y no reciclables, y manejo especial para después quemarla.

“El problema de la generación, separación, recolección y tratamiento de la basura en la Ciudad de México continúa, sin que hasta la fecha el gobierno presente planes integrales para su solución, por el contrario, solo se han presentado proyectos aislados que carecen del compromiso de las autoridades para resolver el problema de fondo”, señaló el presidente de la Comisión de la Ciudad de México en el Senado.

Asimismo, pidió al GCDMX dar a conocer las condiciones del contrato con la empresa recolectora, pues es importante cuestionarse si el Gobierno está obligado a proporcionar una cantidad diaria mínima de basura a la empresa; hecho que impedirá implementar un verdadero programa de Basura Cero, que se base en la minimización o reducción de la generación de residuos impulsando su reuso o reciclaje. “Si hay un mínimo a entregar entonces estaremos comprometidos a generar basura y no a reducir la producción de la misma”.

Delgado, también urgió al gobierno a comprometerse de forma real con el medio ambiente y la calidad de vida de los capitalinos, dejando bien claro qué van a hacer con toda la basura orgánica, si van reciclar todo lo reciclable, qué va a pasar con los residuos biológico-infecciosos, y qué harán con lo que esté revuelto.

Al respecto, reprochó que como es costumbre para este gobierno, se le pida un esfuerzo adicional a la ciudadanía sin un proyecto claro, sin la información suficiente y con el entendido de que la responsabilidad es de los gobernados, no de los gobernantes. Un ejemplo de ello, es que entre esta norma para separación de basura, cuando los ciudadanos siguen conviviendo con vehículos recolectores que contaminan, violan las reglas de tránsito y separan los residuos en cada esquina en horarios inconvenientes.

Delgado, también detalló que al hacer una revisión de los datos de vehículos recolectores que prestan el servicio en las actuales delegaciones políticas, se advierte que en Miguel Hidalgo hay un camión para recolectar la basura por cada un mil 700 habitantes, mientras que en Iztapalapa hay un camión para recibir la basura que generan casi cada siete mil habitantes.

E informó que según el estudio Voces Emergentes realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), 65.5% de las personas consultadas en la Ciudad de México, considera que su Colonia no está limpia. Esta percepción se encuentra por encima del promedio de las mega-ciudades de América Latina.

Finalmente, Mario Delgado puntualizó que resulta preocupante que el Gobierno actual asignara un contrato millonario a una empresa de largo plazo, dejando al gobierno entrante toda la responsabilidad de su implementación sin capacidad de negociar los términos.