Pide Mario Delgado detener remate de los recursos petroleros del país

1 de febrero, 2018

El senador Mario Delgado Carrillo advirtió que de cara al final de la actual administración, el Gobierno está apresurando la entrega de los recursos petroleros del país, esto, sin que haya una estrategia clara en términos de seguridad y soberanía energética.

En este sentido, urgió al Gobierno Federal a detener la licitación de contratos petroleros, hasta que se establezca una nueva política energética que privilegie las necesidades del país.

Lo anterior, luego de que a través de la Ronda 2.4 se otorgaran 19 contratos para la explotación del petróleo nacional en aguas profundas del Golfo de México.

Delgado señaló que es evidente que antes de que termine el sexenio el Gobierno quiere entregar la mayor cantidad posible de los recursos petroleros del país. Muestra de ello, dijo, es que el territorio entregado en esta licitación supera a la extensión entregada en las 7 licitaciones anteriores.

De modo que en esta Ronda se adjudicaron 48,765 km2 -el equivalente a la extensión del Estado de México e Hidalgo juntos-, mientras que en todas las anteriores se habían entregado 31,792 km2.

El legislador de Morena criticó que no exista una estrategia que resuelva la caída de la producción petrolera en México, que en 2017 alcanzó los niveles más bajos desde 1980 (1 millón 945 mil barriles diarios de petróleo), y por el contrario, ahora los privados sean los que decidan los campos que el Gobierno debe entregar.

Al respecto, detalló que en 2017 el Gobierno modificó la metodología para adjudicar los campos petroleros. Por lo que ahora las petroleras le dicen a la Secretaría de Energía y a la Comisión Nacional de Hidrocarburos cuáles son los campos en los que están interesados y con base en ello, arman las licitaciones.

Por último, Mario Delgado reiteró que el plan actual de explotación de hidrocarburos no busca beneficiar al país sino a los privados por lo que, dijo, el próximo Gobierno tendrá el reto de establecer un modelo basado en las necesidades energéticas del país y que contrarreste los efectos de las malas decisiones de esta administración.