Se deben castigar a los culpables del “Paso de la muerte”: Mario Delgado

21 de julio, 2017

-La corrupción está matando personas. Estamos hablando del fallecimiento de dos personas que pudo prevenirse y no se hizo

-El socavón fue resultado de una serie de malas decisiones que huelen a corrupción, como muchas de las obras y trabajos que pasan por el despacho de la SCT

El senador Mario Delgado Carrillo demandó a la Secretaría de la Función Pública actuar en contra no solo de los funcionarios, sino también de las empresas directa e indirectamente relacionadas con las irregularidades del Paso Express, para que con base en el inicio del Sistema Nacional Anticorrupción se suspenda a dichas empresas en cualquier contrato de obra pública federal, en tanto se deslindan responsabilidades para evitar que los mexicanos sigan pagando construcciones mal hechas.

“La corrupción y la negligencia nuevamente se hacen presentes en el ejercicio de la política pública en nuestro país. Lo sucedido en el Paso Express merece no solo una explicación, sino un castigo ejemplar, porque la corrupción está matando personas. Estamos hablando del fallecimiento de dos personas que pudo prevenirse y no se hizo”, declaró Delgado.

En este sentido, informó que la construcción del Paso Express, está envuelta en irregulares desde el inicio, ya que la adjudicación de la obra fue asignada en al consorcio integrado por EPCOR, empresa mexicana con vínculos directos con la empresa GUTSA, inhabilitada anteriormente por el Gobierno por haber incumplido en dos proyectos: la autopista México-Acapulco y la Estela de Luz del Bicentenario; y Construcciones ALDESA, de España.

Al respecto, el senador de Morena detalló que si bien GUTSA es propiedad de Juan Diego Gutiérrez Cortina, sus hijos José Miguel Gutiérrez Sainz, Juan Diego Gutiérrez Sainz e Ignacio Gutiérrez Sainz ganaron proyectos con el nombre de otra empresa: EPCOR. A pesar de que la ley mexicana prohíbe a las entidades gubernamentales contratar empresas que tienen accionistas directa o indirectamente en común con contratistas inhabilitados.

Por otro lado, comentó que tan solo unos días después de la inauguración de Paso Express algunos vecinos ya se quejaban por su estado y por los daños que había causado a sus viviendas. Por lo que, la Secretaría de Gobierno de Morelos envió un documento dirigido a la SCT en el que solicitaba la intervención enérgica de la dependencia federal a fin de evitar accidentes vehiculares. Además, la Ayudantía municipal de Chipitlán el 30 de junio alertó al Delegado de la SCT en Morelos, sobre la urgencia de atender las fallas de la obra.

Ante ello, Mario Delgado exigió saber ¿por qué la Secretaría de Comunicaciones y Transportes Federal no atendió estas peticiones a tiempo y con el rigor necesario? ¿Quién era el responsable de atender este asunto?, ¿cuándo se le informó a la empresa encargada de las quejas?, y ¿qué hizo la empresa al respecto?.

“Esto no fue un accidente, esto fue negligencia. Fue resultado de una serie de malas decisiones que huelen a corrupción. Como muchas de las obras y trabajos que pasan por el despacho de esta Secretaría”, sentenció.

Delgado pidió a la Secretaria de Comunicaciones y Transportes la intervención de un tercero independiente especializado para realizar un dictamen técnico de toda la obra, con el objetivo de detectar irregularidades en su planeación, desarrollo y ejecución, así como coadyuvar en el procedimiento de responsabilidades en contra de las empresas contratistas o servidores públicos.

Finalmente, exhortó al Secretario Ruiz Esparza a considerar si después de tantos accidentes similares con fallecimientos múltiples y sin la capacidad de prevención de los mismos, debería seguir en el cargo.