CREACIÓN DE LA GUARDIA NACIONAL, PRIMER PASO PARA LA DESMILITARIZACIÓN DEL PAÍS

20 de noviembre, 2018

• La iniciativa forma parte de los 8 compromisos del Plan Nacional de Paz y Seguridad.

El Grupo Parlamentario de Morena, a través del coordinador Mario Delgado Carrillo, destacó que con la creación de la Guardia Nacional se traza la ruta para consolidar el Plan Nacional de Paz y Seguridad 2018-2024, al tiempo que se da un paso importante hacia la desmilitarización del país.

En conferencia de prensa, Delgado Carrillo detalló que la iniciativa que presentó su bancada plantea reformar 13 artículos de la Constitución Política y tiene el objetivo de adecuar el concepto de Guardia Nacional que, si bien ya existe en la Carta Magna desde 1857, es preciso modernizar su función y dejar sentadas las bases legales para su actuación.

Asimismo, el coordinador parlamentario indicó que la creación de la Guardia es sólo uno de los 8 puntos del Plan Nacional de Paz y Seguridad expuesto por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, como una estrategia de paz y seguridad que atenderá las causas de los delitos, a los jóvenes y rescatará los valores del pueblo.

El diputado Mario Delgado subrayó que la propuesta establece a la Guardia Nacional como una institución del Estado cuya función será la de participar en la salvaguarda de los derechos de las personas y sus bienes, preservar el orden y la paz pública, así como los bienes y recursos de la Nación.

También, la Guardia contará con una estructura operativa, legal y legítimamente establecida con capacidad de resolver el problema de la seguridad en el ámbito federal, que luego deberá permear el estatal y municipal.

Añadió que este nuevo cuerpo de seguridad tendrá su propio régimen con requisitos de acceso, permanencia, ascenso y capacitación en el uso de la fuerza y el respeto de los derechos humanos, la perspectiva de género, las garantías judiciales y respeto a las libertades.

Por esta razón, dijo que en la ley quedará expresamente prohibido que los detenidos sean trasladados o resguardados en instalaciones militares. En todo caso existirá siempre un registro inmediato de la detención. Asimismo, se reconoce la plena jurisdicción de la Corte Penal Internacional para el Estado Mexicano. Igualmente establece que los miembros de la Guardia Nacional serán juzgados por el fuero civil y no por el militar, en caso de faltas y delitos.

En su operación participarán la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana para elaborar los planes, estrategias y acciones en materia de seguridad. La Secretaría de la Defensa Nacional para instrumentar dichas acciones. Asimismo, estará integrada por elementos de las Policías Federal, Militar y Naval.

Mario Delgado aseguró que hay una clara diferencia entre las estrategias que implementaron los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña en cuanto a la implementación de medidas para combatir la inseguridad.

Indicó que Felipe Calderón sacó al Ejército a hacer funciones de seguridad pública, a pesar de que estaba prohibido por la Constitución y a pesar de que la preparación del Ejército no era para labores de seguridad pública. La estrategia continuó con Peña Nieto, a tal grado de proponer la Ley de Seguridad Interior, documento que en estos días la Suprema Corte de Justicia de la Nación rechazó al señalar que se trataba de un fraude a la Constitución.

En cambio, dijo que Morena va por otro camino. Utilizar la figura que ya está establecida en la Constitución de la Guardia Nacional y permitir que ésta tenga una actuación en el ámbito de lo civil en materia de seguridad pública.

Va a ser una organización, dijo, “con la preparación adecuada para enfrentar la situación que estamos viviendo en materia de inseguridad, que tenga preparación en el uso de la fuerza, que va a estar regulada también en su ley orgánica y una preparación en materia de derechos humanos”.

Otra diferencia, dijo, es que en la administración de Felipe Calderón y Enrique Peña se utilizaron las fuerzas armadas para reprimir. Ante esto, recalcó que el presidente electo ha hecho el compromiso una y otra vez que no va a dar nunca la orden de que se reprima al pueblo, ni por parte del Ejército, ni por parte de la Guardia Nacional.