ANALIZAN LEGISLADORES DE LA 4T Y ESPECIALISTAS INTERNACIONALES, LA RESPUESTA DE PAÍSES DE HISPANOAMÉRICA ANTE PANDEMIA POR COVID-19

29 de mayo, 2020

El diputado federal Mario Delgado Carrillo, coordinador del Grupo Parlamentario de Morena, presidió el foro “La respuesta de los gobiernos ante la pandemia: Brasil, Chile, Colombia, España y México”, organizado por la Asociación Nacional de Legisladores de la 4T para tener una perspectiva global de cómo se está enfrentando la emergencia sanitaria y económica por el COVID-19.

El también presidente de la Junta de Coordinación Política, sostuvo que el gobierno de la Cuarta Transformación que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador, identificó la necesidad de abordar la crisis de manera innovadora, pues se trata de una situación suigéneris que implica una meticulosa toma de decisiones en favor del pueblo mexicano

“El gobierno había arrancado un programa de apoyo social muy ambicioso, de tal manera que de los 32 millones de hogares que hay en nuestro país, 18 ya tienen algún programa social y ahora la meta es llegar a 25, es decir hay una concentración de apoyos en quien más lo necesita”, señaló.

Por su parte, Celso Luiz Nunes Amorim, exministro de Brasil, comentó que esta nación es el epicentro de la pandemia, pues el número de casos es mayor que en Estados Unidos, y las previsiones arrojan cifras de hasta 100 mil muertos.

En ese sentido, dijo que se trata de “una tragedia de enorme proporción”, que se pone en evidencia al haber cambiado en tres ocasiones su ministro de medicina, en sólo 40 días.

Indicó que Brasil fue uno de los pocos países que no participó en la importante resolución de México sobre la posibilidad de acceso a las vacunas y medicamentos.

En tanto, Marco Enríquez Ominami, excandidato a la presidencia de Chile, comentó que el COVID-19 golpea muy duro a Latinoamérica, la cual ya estaba en una curva descendente de prosperidad y económica.

Indicó que en Chile se pasó a un pacto social en donde la salud, vivienda y servicios básicos están en manos de cuatro a cinco familias; además de que existe un plan económico sobre las Pymes y el anunció de una estrategia de sistemas parecidos a las medidas adoptadas en Venezuela con las cajas de alimentación, lo cual se trata de un mecanismo equivocado que produce el desempleo, que afectará aún más al país que ya sufre por la muerte de 54 personas al día a causa del COVID-19.

En su intervención, Ernesto Samper Pizano, expresidente de Colombia, aseguró que la crisis se agravó porque la prestación de la salud se dirigió a un servicio meramente económico, y se dejó de lado a la ciencia, tecnología e innovación.

Consideró, es necesario salir de la pandemia con ideas nuevas, con medidas audaces, que el Banco Central brinde préstamos al gobierno para sostener a los sectores independientes; así como hacer reformas fiscales avanzadas, y contar con una reflexión internacional para llegar a una integración regional. En ese sentido, celebró los esfuerzos de México para reintegrar a la región de Sudamérica.

A la vez, José Luis Rodríguez Zapatero, expresidente de España, resaltó que el gobierno de su país ha aprobado un ingreso mínimo vital o una renta básica universal, que va a beneficiar en torno a 850 mil hogares, 2 millones 600 mil personas, que no tienen ingresos y que van a tener unos ingresos que van desde los 500 euros a algo más de mil euros, en función de si tienen hijos, para familiares, etcétera.

“Esto es una gran medida, se configura como un derecho universal, es el quinto pilar de nuestro estado social, la educación, las pensiones, el apoyo a las personas dependientes, y ahora, una renta básica universal, que además, aprobada en este momento, tiene un gran valor y que, como ya imaginan muchos de ustedes, va a beneficiar a muchas personas”, dijo.

El titular de la subsecretaría para América Latina y el Caribe de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Maximiliano Reyes Zúñiga, aseveró que se usa todo el conocimiento en ciencia y tecnología para salir avante de la emergencia sanitaria por COVID-19.

Indicó que se ha asegurado el acceso global a vacunas y equipo médico,  a fin de evitar el lucro mercantilista de los insumos médicos y ponerlos  a disposición para las regiones más desfavorecidas.